jueves, 19 de abril de 2012

LA MÁGICA TRAVESÍA AL VALLE DEL ELQUI


por Macarena Velasco
Este año, en que somos muy afortunados en cuanto a feriados se refiere, como no entusiasmarnos, salir de la rutina y descubrir lugares de nuestro país que nos sorprenderán por sus singulares paisajes, flora y su fauna –habitualmente desconocida para nosotros-pero sobre todo por la gente y su cultura. Un viaje siempre nos enriquece como seres humanos porque nos ayuda a despertar nuestros sentidos y a valorar las maravillas de nuestro planeta.

En este oportunidad nuestra propuesta es a encantarnos con una travesía mística por el Valle del Elqui, donde  -como alguien dijo- “todo es por dato, señales de humo, telepatías o visitas inesperadas”. El Valle es uno de los pocos espacios desconectados, un paréntesis sin celulares o teléfonos, ni antenas que interfieran con el paisaje. Es en estos lados donde se nos ofrece un ambiente bañado de mitos que van desde la permanencia de estilos de vida hippie hasta encuentros del tercer tipo. Es una dimensión distinta, con otras velocidades y, sobre todo, otros colores. Basta con poner un pie en ese pedazo de tierra entre cordilleras para bañarse de ocres, amarillos, cafés y verdes tapados por un encarpado natural color azul, la mayor parte del tiempo.


Así ha sido desde siempre el Valle, lugar al cual resulta perfecto para ir con algo de tiempo y pasar al menos dos o tres noches. El Elqui nos impone sus tiempos para mostrarnos sus encantos y puede resultar muy ingrato para el viajero apresurado que sólo se asoma por el día. Por lo demás, Los servicios se actualizaron y los sabores se están sofisticando.  Lo mejor es que las transformaciones van de la mano con el aura del lugar, nada ha sobrepasado o quebrantado esa especie de magia que conservan los distintos pueblos y lugares del Valle. Desde las cabañas y hoteles de mayor categoría o  los sofisticados spas hasta los acogedores hostales, todos tienen una atmósfera común de plena armonía con el entorno. En localidades como Paihuano, Montegrande, Cochiguaz, Pisco Elqui, Horcón o Alcohuaz, la cotidianeidad se mueve entre al acorde mágico del cielo luminoso, recortado sólo por las altas cumbres de nuestra cordillera, y los versos de la poesía de Gabriela Mistral. 
Refugio Alma Zen Portal del Elqui


Lugares destacados

Vicuña: La Tierrra de Gabriela Mistral está en la ribera del río Elqui. Es el centro urbano más importante del Valle y entrada a la Ruta del Pisco. Posee servicios de hotelería y excelentes restoranes, sus habitantes venden artesanías y productos derivados de la papaya, muy típicos del lugar. La ciudad está profundamente ligada a la vida de la poetisa, por lo que es recomendable visitar el Museo donde se conservan el archivo, biblioteca, cuadros, premios y objetos personales y su casa natal donde se mantiene el mobiliario, fotografías y recuerdos de su vida. A 9 kms. se encuentra el Observatorio Mamalluca que está abierto al público en visitas guiadas durante el día y todas las noches del año para los aficionados a la astronomía, oportunidad en que podrá observar el cielo a través de un telescopio de 30 cm. de diámetro ubicado en una cúpula.

En la comuna de Vicuña y más cercano de la ciudad de La Serena, a 2.200 metros sobre el nivel del mar, se ubica el Observatorio Tololo, el cual posee 8 telescopios y un radiotelescopio.


A pocos kilómetros de Vicuña se inicia la Ruta del Pisco, la cuna de la fabricación de este licor tan típico se encuentra en el corazón del Valle de Elqui, donde hay pisqueras, desde la más artesanal a la más tecnológica. Entre ellas están Pisco Capel, 3R, Artesanos del Cochiguaz y los Nichos.


Pisco Elqui es un pueblito que se encuentra a poco más de 100 kilómetros de La Serena. Se llega recorriendo un camino sinuoso rodeado de impresionantes quebradas. Se caracteriza por sus calles angostas y polvorientas donde abundan las casas de adobes y un clima de paz permanente.

Frente a su tranquila y sombría plaza está la centenaria destilería de Pisco Mistral. En este lugar se pueden recorrer sus construcciones de hermosa arquitectura tradicional recuperada con extensos corredores, bellos jardines y una de las más hermosas ventanas naturales que miran al valle. Paso a paso se puede seguir el proceso de fabricación y vivir la experiencia de conocer este muy bien instalado museo del pisco. Un entretenido paseo por el pasado y presente de este tradicional destilado. Por sus bodegas, seguido de una degustación guiada la que puede finalizar con una botella de pisco premium numerada y con su nombre en la etiqueta como recuerdo de este inolvidable paseo.

Casa Gabriela Mistral
Monte Grande: Este pueblo, donde se respira historia, cuenta con una hermosa iglesia con un alto campanario de madera. Es en su calle principal, donde se están los atractivos culturales y servicios turísticos, como restaurantes y venta de artesanía. Ahí se encuentra la Casa Escuela y Correo, donde Gabriela Mistral vivió su infancia y recibió instrucción de su hermana, profesora y jefa del correo. El Mausoleo de la poetisa  se emplaza sobre un promontorio rocoso desde donde existe una amplia vista del valle. Otro atractivo en el pueblo es la Galería de Arte Zen, de origen budista, donde se exponen pinturas y además se ofrecen servicios de relajación y meditación. Cerca de la hermosa plaza está la molienda de Artesanos del Cochiguaz, fábrica de pisco artesanal que ofrece a los turistas visitas guiadas a las instalaciones y una sala de ventas para adquirir sus productos y souvenirs. En ella sólo trabajan 10 personas para producir más de 1 millón de litros del preciado licor. Además existe un museo donde se conservan antiguas máquinas para la elaboración de alcohol.

El Pueblo de Artesanos de Horcón se encuentra a unos 15 minutos en automóvil desde Pisco Elqui por el camino que se dirige hacia Horcón y Alcohuaz. En él se encuentra todo lo que podría estar buscando en un lugar tan especial como el Valle de Elqui. Desde una leída de cartas del tarot, hasta un bálsamo de miel y almendras hecho de forma artesanal y embotellado especialmente para usted. Orfebrería, artesanía en madera, muebles, hierbas terapéuticas, baños de espuma con extracto de vino como principal antioxidante para la piel son algunas de las tentaciones de este lugar,.

Entre Paihuano y Montegrande se levanta una casa color ocre que dice Cavas del Valle. Es la viña más alta de Chile, a 1070 metros sobre el mar. Sus vinos se venden en algunos restaurantes del valle y el resto va directo a la exportación. La otra visita segura es a la pisquera más antigua del valle: Los Nichos. Pruebe pisco de diferentes grados y un rico vino dulce. Además tiene un pequeño museo en la parte subterránea. 

El Molle

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada